miércoles, 3 de septiembre de 2014

Las Bienales



Las Bienales son una ventana al arte, mas algo se interpone entre nuestras expectativas, las de todo el mundo conocido, y estos espacios poco a poco se convierten en puestos de venta y de discordia. Y  el arte que es el protagonista se queda burlado y ofendido.

El próximo 5 de septiembre abre la Bienal más importante del continente americano, Sao Paulo ofrece más de 280 proyectos con 115 artistas invitados, dentro de los que se incluye una retrospectiva de las últimas 30 bienales.  Todo parecía ir sobre ruedas hasta que un grupo de artistas, se rehúsa a participar y aceptar que los fondos parciales del evento provengan de Israel. Los motivos son obvios: rechazo a las flagrantes violaciones a los DD.HH. del pueblo palestino. Es pues todo un tema sociopolítico, no artístico.

Australia  enfrenta un problema similar, con un grupo de 41  artistas que se retira del evento (2015)  por razones similares, abusos a los refugiados en Nauru  y Manus, Papua Nueva Guinea  por parte de la patrocinadora Transfield. Lugares donde según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Australia  no respeta los acuerdos que este país  suscribe sobre DDHH e inmigrantes.

Mientras tanto, dos páginas en blanco dedicadas a la Bienal 2014 de Guatemala, en la prestigiosa revista Rara, hablan del rotundo fracaso  --no se puede generalizar porque hubo dos o tres propuestas válidas--  esas dos páginas dicen mucho más que  toda la polémica inicial y nunca resuelta racionalmente. Los defensores intransigentes y dictatoriales, dejaron clara su postura, con más  improperios que razones estéticas o científicas.
No queda sino felicitar a los editores de la revista.

Para terminar el panorama local, la Bienal Centroamericana BAVIC 2014, deja un sabor agridulce: Panamá muestra una seria presentación, con soportes impecables en fotografía y video, mínimos medios para desarrollar el abrumador  tema de las realidades tercermundistas de la región.  

 Guatemala y los otros países apenas destacan con una o dos piezas. En general las propuestas no son piezas de Bienal, no deslumbran, no asombran  y  los textos no explican el propósito de las obras.

Sé que organizar en evento tan importante requiere de un gran esfuerzo, que no dudo lo hubo, pero no atrajo al gran público, y probablemente, tampoco al pequeño público conformado por artistas  e interesados en el asunto. Comentarios dispersos indican que fue vista parcialmente y sin mayor interés o entusiasmo. 
Mi experiencia fue una visita en solitario a toda la exposición, el primer domingo después de la inauguración.

Habrá que intentar una revisión a las causas, a las pretensiones, a la curaduría y a los objetivos. En fin, ¿preguntémonos qué se requiere para llevar a cabo con éxito una muestra tan importante como debiera de ser una Bienal?  Pero tratemos de ser honestos  y reconozcamos nuestras limitaciones.
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario